2.6.13

¿Cuna o cuco?



Pero, dicho esto, intentaré contar mi experiencia. Creo que lo ideal de la muerte es tener un cuco para el principio y una cuna para después. En el cuco no podrás tenerle más allá de los 3-5 meses (según tamaños y movimientos) y en la cuna puede no estar cómodo antes de esa edad (es demasiado grande para ellos). Además, piensa que necesitarás un sitio donde tenerle en el salón contigo o donde sea. Un lugar “portátil”, por llamarlo de alguna forma.

Lo que suele suceder es que todas queremos ahorrar espacios y trastos. Así que intentamos ahorrarnos el cuco. Nosotros compramos la “Hamaca Cuco 3 en 1 de Tiny Love” de la que hablo en el blog para que nos sirviera también de silla y no fue mal del todo. Lo malo es que de cuco fue bien, pero de silla no… Se queda pequeña enseguida y es carilla. En cambio, tienes cucos / canastillos por 30 dólares que igual van mejor.

 Si quieres buscar más soluciones en una, un “tipo pack”, échate un carrito con cuco/capazo. El basinet que llaman en EEUU. Es el que lleva la Bugaboo Camaleon (por decirte el modelo más conocido)…. De hecho, en EEUU no lo llevan muchos más coches, pues aquí lo que les mola es llevar el Grupo 0. La opción más económica es la City Mini, que tiene cuco de la marca. Pero cuesta lo mismo la silla en sí (250 dólares) que el basinet (otros 250). Y a nosotros no nos convenció porque para una ciudad como NY, con estos suelos tan destrozados y llenos de agujeros, queríamos algo con más amortiguación.

Hay una de Mamas & Papas que también lleva cuco y hay alguna otra opción. Echa un ojo. Esa capota te sirve para tenerlo contigo en el salón (o wherever) y hay gente que les duerme ahí de noche. Ahora bien: el día que el bebé cumpla 3-5 meses también vas a tener que retirarla.

Así que, si hay que elegir sólo un trasto, me quedo con la cuna (la nuestra es transformable en cama después). Es la que tiene vida más larga. En este caso, te pueden ocurrir dos cosas:

  1.        Que le encante esa cunita. Al principio puede resultarles grande, pero oye, hay niños que se adaptan y desde el minuto cero les duerme ahí.
  2.        Que no le guste para nada. En este caso tienes tres opciones más:

-          Usar la silla de la calle para dormir las siestas y por la noche. A mucha gente le funciona
-          Meter al bebé los primeros meses (o lo que quieras) en tu cama. Esto da para otra historia porque hay detrás muchas teorías, dimes y diretes. Yo lo hice y la verdad es que no sé si volvería a repetirlo. Una vez que se acostumbran al calorcito de mamá es muy complicado hacerles cambiar de opinión. Eso sí, el gustillo no te lo quita nadie…
-          Ir a la tienda más cercana una vez que tengas al bebé en brazos y comprarte un cuco. Las tiendas no cierran después de que des a luz


Dicho todo esto, si yo diera marcha atrás, invertiría en una buena silla con su cuco, que me sirve para la calle y para casa. Y luego, con una cuna de Ikea de toda la vida vas bien. Eso sí, no aconsejo lo de la cuna de viaje. Hay bebés, como el mío, que se despiertan muy fácilmente al depositarlos en la cuna. Es como si tuviera pinchos. Y las de viaje no suelen tener dos alturas. Sólo la inferior… Y si no tienes los brazos del Inspector Gadget puede complicarte la vida.

Besos.com

P.D. Hay otras soluciones originales por la red. Por ejemplo, para quienes quieran hacer colecho sin sacrificar su propia cama:


Y para quien quiera adaptar al bebé dentro de la cama de matrimonio sin peligro (aunque una vez que sea un poco mayor y empiece a moverse un poco más no creo que funcione):

No hay comentarios:

Publicar un comentario