14.6.13

Elegir un sonajero no es tan fácil como parece...Mis favoritos

Nunca pensé que comprar un sonajero fuese algo difícil. Pero sí, doy fe: llegas a la estantería de la tienda en cuestión y ves decenas de trastos de mil colores. Y no sabes cuál escoger. Todos parecen iguales.

Tras algunas compras poco exitosas, cayó en mis manos un artículo que hablaba de Baby Einstein Bendy Ball.



Decidí probarlo (descubrí después que es, de hecho, uno de los más vendidos). Me pareció un sonajero muy simple, pero oye, que les encanta. Es ideal para que descubran su capacidad de `hacer sonar' las cosas, pues es fácil de agarrar y tiene un sonido bastante agradable. Y una vez que se les pasa la neura sonajeril, también les gusta como pelota

Hay quien lo critica por su dureza, temiendo que el niño se dé en la cabeza y se haga daño (a nosotros nunca nos ha pasado). Para calmar ese miedo, hay una alternativa más blandita (aunque no suena con la misma energía):

La marca es Oball y tiene varias versiones.

Si, por el contrario, sois de los que no les importa que el sonajero sea duro, tiene bastante éxito uno el Baby Music Bell, de Imaginarium, con un sonidito fuerte como él solo.Y es el más baratito.

Y no me puedo ir sin recomendaros a la madre de todos los sonajeros. Bueno, a la madre y el padre, porque son pareja y son los favoritos de MiHeredera. ¿Los conocéis? 
Se atan a las muñecas, así que pesan muy poquito. Así, se pueden usar desde los primerísimos meses, pues entretienen y no hacen pupa. Después, cuando los bebés son un poco más grandes, también les gusta, pues son de lo más manejable y, a la vez, se lo pueden meter a la boca sin problemas. Son de Infantino y cuestan menos de 8 euros.

Gracias Shoperoo.com por la foto


Con esto, y la recomendación de un paquete de aspirinas para vosotros, me despido hasta la próxima!

Besos.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario