11.6.13

Una pista gratuita: un aspirador en el iPhone para dormir al bebé


Que sí. Que según muchas teorías lo mejor es que los bebés se duerman solos, sin ayudas, en su cunita y sin los papás cerca.

Pero señores, hay algunas que no podemos. Nos han tocado enanos poco dormilones y al final uno se las apaña como puede.

En mis inicios en esto de la maternidad, googlee una y otra vez para buscar personas en mi situación. Y oye, vaya si las hay. Abundan las historias de madres que tienen que enchufar el aspirador, el secador o el aspersor de humos de la cocina a las 5 de la mañana. Para no iniciados: esos ruidos son los llamados "blancos".

Blanco es un sonido único, constante y fuerte (que no molesto) que bloquea todo el resto de soniditos y ruiditos. Al bebé le recuerda a cuando estaba en el útero, pues se asemeja al ruido de la sangre circulando, a los latidos del corazón, a la respiración... le resulta familiar, con lo que le relaja, evitando la sobre estimulación.

Esos ruidos funcionan. Doy fe. Pero no me veía yo enchufando el aspirador a esas horas de la madrugada. Así que buscando y rebuscando encontré mi solución: maravillosas aplicaciones para el móvil que emulan todos esos ruidos y más: tormentas, lluvia, ríos, coches...

He probado todas. Y hay una que sobresale con muchísimaaaa diferencia: SoundSleeper. Éste es el icono:


Si tenéis problemas para que el bebé se relaje, os la recomiendo de verdad. La primera media hora de ruidito es gratis, así que no se pierde nada por probarla (puedes repetir de media en media hora tantas veces como quieras). Luego hay una versión de pago que te ayuda con programas para dormir al bebé de 0 a 24 meses, controlando sus ciclos cuando está en fase de vigilia (no he necesitado llegar a tanto).

Sólo tiene una pega: relaja tanto que como tengas al enano en brazos hasta tú caerás en los brazos de Morfeo.

Besos.com

2 comentarios:

  1. Pero qué cosas más curiosas nos compartes, Esteluca. ¡Genial aunque no tengas hijos, así nos relajaremos todos/as! Un abracísimo.

    ResponderEliminar
  2. Date tiempo, Carolina, date tiempo, que todo puede pasar! Gracias por pasar y dejar tu comentario. Otro abrazo

    ResponderEliminar